viernes, 11 de mayo de 2012

No es colegio para nanas

No es colegio para nanas - El Mostrador

La pregunta es tan evidente como la ideología que encierra su respuesta: ¿Acaso no puedo educar a mis hijos donde se me de la real gana? No me interesa ni la escuela pública, ni la escuela particular subvencionada. Me interesa esa escuela, particular 100%, católica y de elite. Después, mis hijos tendrán tiempo para aprender individualmente y si lo desean, valores cívicos. Incluso pueden, si lo desean y de acuerdo a su desarrollo, renegar de su catolicismo. Pero a esa escuela “los mando” porque en Chile impera la libertad de enseñanza y la libertad de elegir… La elite no ve el problema de la dignidad de la Nana. Censura como censuraron a honestos periodistas. Hace piruetas morales para pontificar respecto a la ética de una cámara escondida, mientras tiene 24/7, sometidas a unas cuantas estrellas de la farándula, a la tortura de un reality show. Y el extremo del simulacro es que se trata precisamente de nuestra elite, católica, apostólica, romana. ¿Puede la Nana pagar los más de 3 millones de cuota de incorporación en los colegios Los Andes, Tabancura, Grange, Cordillera de las Condes o los Alerces? ¿Podría pagar el poco más de millón en los colegios La Girouette o el Everest? No los puede pagar y además no son colegios. Son clubes. Empresas. La elite católica, su rostro cada vez más desfigurado a fuerza de plástico y cirugías, insiste y seguirá insistiendo: es absurdo que la Nana venga a nuestros colegios a buscar una oportunidad para su hijo. ¿No sabe que no es colegio para Nanas? ¿Qué abrumador? No creo. Bastaría con nacionalizar la educación: arrebatárselas a los Repsol del mercado educativo chileno, tan hispano-católicos ellos.

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815