viernes, 23 de mayo de 2014

La estrategia del miedo

La estrategia del miedo - El Mostrador

“Allende había perdido las elecciones. Corría el año 1964, y el dragón del comunismo internacional abría sus siete fauces para comerse a Chile. La publicidad bombardeada a la opinión pública con imágenes de iglesias quemadas, campos de concentración, tanques rusos, un muro de Berlín en pleno centro de Santiago y guerrilleros barbudos llevándose a los niños”. Hubo elecciones. El miedo venció. Salvador Allende fue derrotado. Galeano le preguntó a Allende qué era lo que más le había dolido. Y Allende le contó lo que había ocurrido ahí nomás, en una casa vecina, en el barrio de Providencia. La mujer que allí se deslomaba trabajando de cocinera, limpiadora y niñera a cambio de un sueldito, había metido en una bolsa de plástico toda la ropa que tenía y la había enterrado en el jardín de sus patrones, para que no se la robaran los enemigos de la propiedad privada. Han pasado 50 años, al mundo le quedan pocos rastros de los que fue, pero la derecha, conservadora de estrategias, conservadora de rostros, conservadora de todo, utiliza la misma táctica: meter miedo, harto miedo, meter miedo hasta paralizar. Desde arriba, dice: te robarán, te expropiarán, no cambies, no te muevas, no seas, “¡guarda tu bolsita de plástico en el patio, escóndela bien, que te la robarán con la Reforma Tributaria!”. Poseen a sus propios medios –o miedos- de comunicación para concretar esos fines. Otros se suman solitos a la campaña del terror: Camilo Escalona, por ejemplo, experto en el servilismo por acuerdo, que tras perder las elecciones en Los Lagos y el Bío Bío se dedica a difundir sus mensajes a través de El Mercurio. The Wall Street Journal, que etiquetan como peligroso a todo lo que no tenga precio y se aleje una coma de su visión mercantilista del mundo. También meten miedo los representantes de Met Life (AFP Provida), Principal Financial (AFP Cuprum), AES (energía) y otros grandes grupos económicos, que si, si verán afectados sus intereses, la razón es simple: no podrán evadir más impuestos. Que alguna vez pierdan los que siempre ganan, y que de una vez por todas contribuyan con un poquito al país en el que amasaron sus fortunas.

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815