martes, 29 de abril de 2014

La democrática industria de la muerte - Pressenza

La democrática industria de la muerte - Pressenza

En nuestras “democráticas” sociedades capitalistas, la gran industria contemporánea sigue siendo la industria de la muerte. La industria de la guerra. En el núcleo de  la forma de vida y de las relaciones sociales está la muerte industrial, la muerte como núcleo económico esencial del capitalismo. La gran industria actual, dirigida por la banca y las  grandes corporaciones es la industria armamentística que abarca las comunicaciones, el espionaje, la ciencia, la producción de engendros bélicos cada vez más sofisticados, la legislación que lo ampara y hasta los gobiernos “democráticos-representativos” que le brindan la careta perfecta y el consenso de una masa obligada a producir aquello que esta  industria punta requiere. Química, armamentística, de telecomunicación, siderúrgica, minera, de la construcción, científica o de derivados del metal. He seguido estos días la historia y la producción de algunas empresas  que fabrican productos de metal. Cubiertas, rejas, vallas, alambre, postes, que bien podrían servir para construir viviendas, escuelas, hospitales, granjas. Pero en la Europa “democrática”, estas  industrias fabrican aquello  que en este momento son las que requiere el mercado. Fabrican vallas para “proteger las fronteras” o “vallas de alta seguridad”. De más está decir que estas empresas son legales, tienen grandes instalaciones, diversas sedes, contratan a trabajadores que están condenados a producir aquellos instrumentos que se vuelven o se volverán siempre contra si mismos, sean vallas, armas, cuchillas especiales, bombas de racimo o minas antipersonales. España es uno de los productores más importantes de bombas de racimo, después de que fueran “prohibidas” las minas antipersonales. Lo entrecomillo sólo para aclarar que no se han prohibido sino que han derivado hacia las de racimo, y que se fabrican minas con formas de juguetes, mariposas y flores. El actual ministro de defensa español, Morenés, es uno de los propietarios y accionistas más importantes en estas empresas de la muerte. La costa de Cádiz ha sido cedida a las bases militares americanas, en Rota se han instalado los bombarderos yankis, y desde allí fueron disparados los dos misiles contra Siria que  por suerte fueron interceptados a tiempo por Rusia.

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815