viernes, 3 de mayo de 2013

Longueira, Novoa y la cruzada de los niños

Longueira, Novoa y la cruzada de los niños - El Mostrador

La UDI es en sí misma una congregación como los templarios. Con un brazo militar y otro brazo religioso, su obra es en sí misma una cruzada contra los infieles. No les importa la opinión del pueblo, porque la verdad en ellos no se ha revelado. Sí les importa el pueblo, porque desde ellos se puede extraer plusvalor o plustrascendencia. No están dispuestos a decir “todo por el pueblo, pero sin el pueblo”, pero al menos están completamente de acuerdo con el último 50% de la frase. Su brazo militar no son sólo las Fuerzas Armadas. También importa allí El Mercurio, La Tercera, las universidades privadas, los centros de estudio. Su brazo religioso no es sólo la Iglesia, pues su verdad se revela también por economistas y tecnócratas. Sus cardenales no son sólo los del clero, pues también lo son los empresarios. Para la UDI la política es simplemente la fachada de un poder que se juega en otro sitio y de otras formas. La política es una actividad por secuestrar, una parodia que hay que hacer. Lo que importa es el poder, que no debe estar en la política, pues ella es servidora de Él.

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815