viernes, 29 de marzo de 2013

Humanismo en la empresa privada

Humanismo en la empresa privada - Pressenza

“Nosotros hemos trabajado por veinte años estando tranquilos, sin deudas, con seguridad laboral, estabilidad laboral para los trabajadores y una cantidad de horas de trabajo que son – como máximo – las horas legales exigidas. No se abusa del empleado, se trata de que cada uno trabaje lo menos posible, no que tenga que pasar horas extras en la empresa. Buscamos que se trabaje en forma autónoma y sin presión. Sin chantaje, temor o tensión. En cuanto a la relación con los bancos, nosotros no tenemos ninguna deuda, ni préstamos. Porque cuando quieres que un banco te preste dinero para inyectarlo en la empresa, estás buscando ir más rápido de lo que eres capaz de generar, porque no has podido lograr con tu empresa esos recursos. Entonces pones en pie forzado a tu empresa. Nosotros preferimos generar nuestro propio capital por crecimiento e ir reinvirtiendo las utilidades en el crecimiento de la empresa. No especulamos con nuestras utilidades, las reinvertimos. Además el endeudamiento con los bancos genera una dependencia que en cualquier momento de crisis, resulta nefasta para la empresa. Hacerlo así puede ser mucho más lento, toma veinte años en vez de cinco, quizá. Pero si apuntas a crecer velozmente en base a deudas, vives en la intranquilidad, tanto para el trabajo como para el capital. Por eso hemos optado por lo lento pero seguro, por no endeudarnos sino fortalecernos en base a lo que generamos nosotros mismos, sin irnos por atajos. Nosotros hemos crecido gracias al ahorro”.

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815