martes, 13 de noviembre de 2012

Sabat y Brunet: el sombrero, el mago y el conejo

Sabat y Brunet: el sombrero, el mago y el conejo - El Mostrador

En su columna Brunet me intenta corregir en varias cosas (aunque no lo consigue), pero hay algo que menciona de soslayo y sin valentía. Hay algo que está dicho y al mismo tiempo evitado en su escrito. Y eso suele ser una verdad que incomoda. ¿Cuál es? Me acusa de una hipótesis conspirativa, pero no se atreve a mencionarla. Yo la reiteraré, con mayor fuerza para que quede claro. Me refiero a la operación de intereses inmobiliarios en la comuna de Ñuñoa. No lo dice porque nuevamente pretende esconder el conejo. Para que usted se haga una idea, hace unos 8 años Pedro Sabat propuso como proyecto para el Bicentenario de Chile demoler el Estadio Nacional, privatizar el terreno y construir allí un proyecto inmobiliario.  Argumentó Sabat que el estadio tenía fallas en su construcción que lo hacían peligroso (no obstante, resistió el terremoto), que permitiría recaudación de dinero para el fisco (con ese argumento se han privatizado muchas cosas) y que molestaba a los vecinos en los clásicos. Lo más notable es imaginar que los chilenos estaríamos felices de tener un proyecto para nuestros 200 años que se basara en demoler un hito histórico de la capital. Pues bien, que me perdonen, pero esto no es una hipótesis conspirativa, esto es obvio: Sabat no dijo tamaña estupidez porque él sea estúpido. Lo dijo porque en aquel entonces defendió ciertos intereses (los negocios inmobiliarios en su comuna) por sobre otros (la identidad de la comuna, su relevancia nacional).

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815