miércoles, 15 de agosto de 2012

El engaño del fútbol mediático

¡Cómo los medios de comunicación nos machacan las neuronas con basura! Estamos expuestos todo el tiempo a a modelos emocionales y patrones de conducta que son como el agua de nuestra pecera: están ahí, en todas partes. Mucha gente no sólo los acepta, sino que los consume, los absorbe y los engulle. Igual que los peces con el agua. ¿Qué tiene que ver la pichanga de barrio que, según sus defensores, sirve para sacar a los niños marginales de la droga, con este espectáculo donde danzan los millones de dólares? Lamentablemente, mucho. Se transmiten patrones de género, de macho recio, furioso, como una especie de potro, que se complementan con el de la mina rica y joven de la cerveza cristal. Y para qué hablar de la basura nacionalista que viene también incorporada en el paquete.

Hay mucho, también, de teleserie venezolana, donde el pobre muchacho talentoso, pero sin recursos, sale del agujero en que le ha tocado vivir porque juega bien a la pelota. ¿Cuánta gente termina creyendo que efectivamente este es un camino para tener éxito y alcanzar la felicidad? Mucha. ¿Cuánta gente cambia, de verdad, su condición de esclavo, cuya marca viene dada desde la cuna, porque se ha convertido en un exitoso deportista de elite? Casi ninguna. Y de acuerdo al efecto contrario, ¿cuánta será la gente, hombres y mujeres, que hace carne en sus propias vidas y en sus propias familias los modelos machistas y agresivos que nos entrega el fútbol mediático? Aún así es un sueño que vende y que es absolutamente funcional a que las cosas no cambien en un ápice. ¿Acaso piensan que es casualidad que políticos y empresarios financien, apoyen y hagan sus negocios, con tanto entusiasmo, a través de este tipo de deporte? 

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815