viernes, 4 de mayo de 2012

La educación pública y medias verdades de la reforma tributaria

La educación pública y medias verdades de la reforma tributaria - El Mostrador

En primer lugar, la posibilidad de que familias con ingresos de hasta 1.4 millones mensuales descuenten impuestos por pagos a planteles de educación privados, significa la consolidación del apartheid en la educación, como manifestó el director de Educación 2020. El descuento de hasta $200 mil por estudiante incentiva que el esfuerzo familiar por dar la mejor educación posible a los hijos se oriente a acceder a los planteles privados que la ofrecen. Que para la gran mayoría de la población la educación pública sea la única opción, la transforma en destino. Pero, tal vez más subrepticiamente, facilitar el acceso a la educación privada como una alternativa de equiparación de oportunidades, marca un rumbo involutivo en el sentido y alcance de la igualdad. La equivalencia de campos —público y privado— oscurece el hecho que la educación es un bien público. Poner la opción privada como mecanismo igualador de oportunidades no sólo implica una transferencia del deber del Estado a asegurar educación pública de calidad, sino que legitima una respuesta de mercado a un problema social. Es como paliar las grandes injusticias salariales en nuestro país garantizando políticas públicas que den descuentos en los créditos de consumo.

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815