miércoles, 4 de enero de 2012

Larroulet, Bobbio y los valores que hay que cuidar

Larroulet, Bobbio y los valores que hay que cuidar - El Mostrador

El ministro Larroulet ha declarado que, en lo que llama el perfeccionamiento del sistema electoral, hay valores que cuidar. Agrega, como tales, la estabilidad política y la posibilidad de crear consensos entre los bloques políticos, como virtudes del binominal. Ello anticipa cual será la postura del gobierno: una modificación correctiva que mantenga la esencia del binominal heredado de quienes en dictadura pensaron en un sistema que diluyera las mayorías, subsidiara a las minorías de manera que quienes estaban por cambios de fondo nunca pudieran tener las mayorías suficientes y excluyera de la representación institucional a quienes estuvieran fuera de los grandes bloques. Para ello inventaron, además, los quórum especiales en las reformas constitucionales. Es decir, el sistema electoral binominal mayoritario fue concebido como una fortaleza autoritaria para preservar la Constitución elaborada por los ideólogos del pinochetismo y los enclaves que de ella se derivan en el sistema político.

Hoy Larroulet nos habla de valores a preservar, en el fondo, para justificar la mantención del sistema electoral que ha favorecido la presencia política de la derecha desnaturalizando, en largos períodos, la expresión de la soberanía popular. Cuando Larroulet habla de estabilidad está pensando en un parlamento empatado, en una ciudadanía ausente y en consensos que se logran solo entre partidos y bloques. Es decir, en una democracia mínima que ni siquiera garantiza plenamente la correspondencia entre la voluntad del voto ciudadano y los electos y tampoco un pluralismo que incorpore a las diversas voces que existen en la sociedad.

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815