miércoles, 26 de octubre de 2011

Banco público y negocios privados

El Mostrador

La defensa que hace Jaime Estévez de su desempeño como Presidente del ahora denominado BancoEstado no resulta convincente y más bien confirma ese tránsito indecoroso de altos funcionarios de los gobiernos de la Concertación hacia el sector privado. En efecto, él no explica lo principal: ¿por qué se encuentra hoy día ocupando una silla en el directorio del Banco Chile, después de haberle prestados recursos a quien lo compró?
No es ninguna novedad que el gobierno de Lagos desvirtuara el carácter público del Banco del Estado y que, al mismo tiempo, lo convirtiera en una empresa con los mismos rasgos de la banca privada. Fueron precisamente los grandes empresarios quienes lloraron al término del gobierno de Lagos, y Estévez cumplió disciplinadamente sus instrucciones: tasas de interés usureras para las pymes, privilegios y buen trato para los grupos económicos. Además, de pasada, aprovechó de contratar a su amigo Tironi para cambiar el nombre de Banco del Estado y llamarlo en adelante BancoEstado, comunicando así una “nueva imagen”.

Nada de esto es extraño ni inadecuado, según Estévez. Yo le agrego: no lo es para los gobiernos de la Concertación. Porque, todos los países que buscan favorecer la pequeña empresa y promover el empleo le otorgan a ésta un trato especial, o al menos similar al que se le ofrece a los grandes empresarios. Lamentablemente no ha sido así en Chile. Y ello ha significado una hegemonía incontestable de los grandes negocios en la economía chilena, con elevada concentración de la riqueza y poder en pocas manos, pésima distribución del ingreso, pérdida de entusiasmo para el emprendimiento, elevado endeudamiento y quiebra de muchas pymes.

Leer Más

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815