martes, 20 de septiembre de 2011

El nuevo momento y la guerra de los mercados

El nuevo momento y la guerra de los mercados

Esta correntada con estas dimensiones sucede por primera vez, trasladándose de manera espontanea, sin líderes, sin adoctrinamientos, con horizontalidad, de una forma totalmente nueva. Todo esto marca un punto de inflexión con anteriores revoluciones violentas. El modelo del “guerrillero” pasó a la historia. Ahora se habla de “Revolución no-violenta”.

Este proceder descoloca a los poderes que están preparados para luchar contra la violencia. El sistema violento necesita la violencia para perpetuarse. Además cuando estos movimientos actúan de forma pacífica consiguen un amplio apoyo popular, con lo que su fuerza crece de forma imparable. El testimonio de un activista en claro “No nos pueden parar. Nos da lo mismo lo que haga la policía. Si vienen y nos desalojan, nosotros no nos oponemos violentamente. Nos disolvemos, pero mañana volveremos a manifestarnos otra vez y seremos aun más. Cada día viene más gente. Así una y mil veces.”

El nuevo momento también ha dejado en claro que los llamados “mercados” son los que van marchado la pauta en la política de los gobiernos y no al revés. Podemos hablar claramente de una dictadura que somete incluso a los países mas “avanzados” y les marca las agendas de trabajo. Esto tiene efectos devastadores con recortes y privatizaciones inimaginables. Todo para dar de comer a los especuladores de la dictadura del dinero.

Los mercados han declarado la guerra

En este momento “los mercados” han declarado la guerra a los pueblos, sometiendo a gobiernos, obligándoles a romper acuerdos, eliminar logros sociales, avances educativos y de salud, reducir logros en jubilaciones, estabilidad en empleos, etc. etc. No tiene límite su voracidad que lleva a un camino sin salida, hacia un abismo en una crisis que ellos mismos produjeron.

A los ciudadanos, a los pueblos, se les ha estafado. Se les ha hecho creer que hay una gran crisis con la que se pretende justificar todo. Pero no se explica quien generó esa crisis, quienes se endeudaron de manera irresponsable, quienes hicieron políticas erróneas, quienes propusieron salidas ficticias hasta que ya no pudieron sostener esa burbuja financiera que ellos mismos crearon. No es una crisis para todos. Aquí ha habido engaño, ha habido manipulación, ha habido distorsión, pues los que fueron los creadores de la crisis, los bancos, son los que siguen ganando y salen beneficiados por ella.

Hay claros indicadores de perversión en la acción política. Esta ya instalado en la conciencia social que los beneficios corresponden a la empresa privada y si hay pérdidas, éstas se cubren con dinero público. Si hay una empresa pública que va bien, se privatiza. Si hay una empresa privada importante que va mal, se la socorre con fondos públicos. La corrupción campea por todos los países como epidemia contra la que claman todos los pueblos.

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815