jueves, 15 de septiembre de 2011

Arturo Fontaine: “El lucro sí importa”

CIPER

A la hora de medir la mera calidad de la instrucción surgen diversas dificultades y desafíos. Las evaluaciones vía promedios Simce y PSU de los distintos colegios tienden a generar cambios en la enseñanza. Es decir, al evaluar se modifica lo evaluado. Desde luego, tienden a perder importancia relativa los ramos y actividades que no se miden en beneficio de los que sí se miden. Y en los ramos que sí se miden se dedican, en mayor o menor grado, a preparar la prueba. Entonces, por ejemplo, como las pruebas de lenguaje, matemáticas y ciencias son de opción múltiple, las pruebas del colegio mismo se van transformando cada vez con mayor frecuencia en pruebas de opción múltiple.

Ese tipo de instrucción sí se presta a cierta estandarización y tiene diversas limitaciones. Los colegios y liceos abandonan así su tarea educadora y se transforman, sin quererlo, en meras instituciones de adiestramiento para rendir determinadas pruebas. Por cierto, ello puede elevar y probablemente elevará los resultados en dichas pruebas, pero a costa de la verdadera calidad académica, del espíritu crítico y la discusión analítica, y de la formación ética.

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815