domingo, 14 de agosto de 2011

Nuevos aires soplan en Chile


Porque no solamente somos ese animal bípedo que necesita alimentarse, dormir la tercera parte de su existencia y que vive apenas un instante en comparación con la historia de nuestro planeta, de una estrella o del universo. Somos también espíritu: algo que va más allá de nuestros límites materiales y de nuestra situación, que nos caracteriza como seres intencionales y que nos permite otorgar sentido y comprender el significado del mundo en el que estamos insertos.

Porque no somos ni queremos ser esclavos de un sistema social, económico y político que nos miente, nos manipula y nos utiliza; que maltrata, excluye, encarcela y humilla a muchos de nuestros hermanos; que violenta a las personas y que depreda el medio ambiente en nombre de un crecimiento absolutamente desquiciado, desde el momento en que se plantea como infinito y que distribuye la riqueza de tal forma que unos pocos se apoderan de todo, mientras que la gran mayoría vive en una condición precaria de endeudamiento y se hace cada vez más dependiente del sistema.

Porque no somos ni esclavos ni animales, es que nuestro país, poco a poco, despierta de un mal sueño con sabor a dictadura. Es paradójico: comienza a despertar cuando los que llegaron al poder político a través de las elecciones son, justamente, los mismos que gobernaron bajo el régimen de Pinochet. Como si la historia quisiera darnos nuevamente una oportunidad para enfrentar y revertir los abusos que se instauraron en nuestro país en una época obscura, mediante la represión y el miedo. Pero ahora en un contexto diferente: ya no es posible encarcelar, perseguir, reprimir, manipular, chantajear y atemorizar a la gente sin que el resto de la gente lo sepa y lo sepa, también, todo el mundo. Las cosas han cambiado, señores gobernantes. Podrán tener el poder económico y el poder político; podrán manejar los medios convencionales de comunicación a su antojo, pero hoy eso ya no es suficiente. Han perdido legitimidad, credibilidad y confianza. Sin esos elementos, sólo se puede gobernar mediante una dictadura, aún cuando tengan a su favor un sistema democrático defectuoso y hecho a su medida. Probablemente vuestra caída no será inmediata, pero es inminente, más temprano que tarde.

La expresión del movimiento social generado por los estudiantes en Chile es un reflejo de que nuevos aires empiezan a soplar en el país y, tal vez, en muchos otros lugares. El movimiento estudiantil no ha sido intransigente, sino valiente, porque no se ha dejado doblegar ante el poder; poque sin recursos económicos ha sumado voluntades y ha denunciado ante todo el mundo aquello que durante años permaneció en el silencio. Personalmente, me enorgullezco de estas nuevas generaciones.

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815