viernes, 1 de julio de 2011

Carta abierta a los académicos de la UCM

Estimados académicos:

Nuestros estudiantes no están movilizados en contra de las autoridades de la universidad, ni en contra de las personas que trabajamos en ella. Están coordinados con un movimiento nacional que demanda cambios estructurales profundos en un sistema educativo que favorece la segregación social y que está diseñado para el enriquecimiento de unos pocos y el endeudamiento de muchos.

Si bien es cierto que, desde nuestro rol de académicos, no nos corresponde adherir a una toma como acto de fuerza para conseguir cambios, sí tenemos el derecho de apoyar a nuestros alumnos en sus demandas, haciendo frente común con ellos y buscando salidas no violentas al conflicto. La actual contingencia es una gran oportunidad para establecer acuerdos y compromisos que involucren tanto a los estudiantes como a quienes trabajamos en la universidad y a quienes la dirigen; acuerdos y compromisos que contribuyan a transformar, de manera paulatina, pero sostenida, un sistema educativo excluyente, que fue diseñado durante la dictadura militar y que ha respondido a un modelo de país y de sociedad que es necesario repensar desde sus raíces. Ahora bien, este es un proceso de cambio amplio y difícil de abordar, porque las metas más importantes no son a corto plazo, sin embargo, hay que considerar, también, que este sistema lo hacemos y lo reproducimos todos, desde nuestros roles específicos y a partir de cada una de las acciones que llevamos a cabo. Por lo tanto, nosotros también somos responsables de lo que ocurre y ante esto tenemos dos opciones: o promovemos un cambio que, más allá de la discusión abstracta, involucre nuestra acción cotidiana y nuestra manera de comprometernos, o nos hacemos cómplices del sistema.

En este mismo contexto, creo que es fundamental que cualquier tipo de acuerdo que tome la universidad con el Consejo de Rectores y con las autoridades educativas de gobierno, cuente con el conocimiento y la aprobación de nuestros alumnos, a través de sus sistemas de representación. No es correcto que las universidades obtengan recursos y beneficios a partir de un movimiento generado y sostenido por los estudiantes, sin que se considere la visión que ellos tienen de las soluciones, inmediatas y de largo alcance, que se ofrecen.

--


Marcelo Rioseco Pais
rioseco.marcelo@gmail.com
http://mrioseco.blogspot.com

1 comentario:

niki17 dijo...

Profesor estoy totalmente de acuerdo con su postura, creo que usted ha sido el unico profesor que ha opinado, gracias por sinceridad.

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815