jueves, 5 de agosto de 2010

Malas noticias en Educación

El aumento del número de pobres en los últimos cuatro años en el país fue una pésima noticia no solo para el gobierno de Michelle Bachelet, al que se refería el período analizado, sino para todo el sistema político. Porque dejó en claro que, guarismos más o metodologías menos, la brecha de las desigualdades sociales se ha hecho resistente a cualquier política, y dejado de ser un problema de eficiencia de gobierno y pasado a ser uno estructural de injusticia social.

De ello debiera desprenderse que, sin perjuicio del necesario debate académico, las autoridades de gobierno debieran explicar de manera clara sus prioridades de gestión, si no para solucionar, al menos para mitigar en el corto plazo los problemas más urgentes que genera la brecha de la desigualdad.

No se percibe, lamentablemente, sentido de urgencia. Por el contrario la política aparece plagada de diagnósticos y propuestas estratégicas que, sin perjuicio de ser útiles y necesarios, o son ampliamente conocidos o son aproximaciones generales al futuro.

Un caso paradigmático de una cierta inmovilidad gubernamental y exceso de diagnóstico es lo que ocurre en Educación, sector en el que empiezan a acumularse los problemas y donde aún no se percibe la acción innovadora.

Malas noticias en Educación - El Mostrador

No hay comentarios:

Barrapunto

Se ha producido un error en este gadget.

Licencia blog

Safe Creative #0906164028815